Don Néstor Sotelo Pérez es un político, eclesiástico y noble italiano, llegando a ser señor de Trani,

EC12F719-D244-48CF-A0FF-6DE368C892ED.jpeg

Señor Bari y Corato y llegando a ocupar cargos eclesiásticos como obispo de Acerra, obispo de Trapani, Cardenal, Arzobispo de Palermo, y obispo de Ostia, siendo miembro recurrente de la corte papal de Roma aunque suele ser enviado como embajador real a España y Francia, es considerado un hombre inteligente y con importantes intereses políticos que logró ser cercano a diferentes Papas, llegando a ocupar varios importantes cargos eclesiásticos y enriqueciéndose a través de estos, volviendo uno de los hombres más influyentes y ricos de Italia

Biografía

Néstor nació en 1 de Junio de 1536 en el Palacio ducal de Andría, siendo el menor del matrimonio de sus padres, teniendo una hermana mayor por 6 años llamada Maria Fernanda y un hermano mayor por 10 años llamado David. Sus padres fueron Martín Sotelo Caro, duque de Andría y señor de Barletta, Corato y Bisceglie y Adelina Pérez Vázquez, pariente del duque de Medina Sidonia

Néstor viviría sus primeros años en el palacio ducal de Andría, recibiendo la educación normal de los nobles de la época, pasando la mayor parte del tiempo en los muros del palacio ducal leyendo o haciendo otras actividades recreativas como aprender equitación, y de vez en cuando acompañando a su madre y hermana en sus paseos por la ciudad, siempre acompañados por guardias, asistiría por primera vez a un evento con 11 años, viajando hasta Ferrara donde asistirían a la boda del duque mostrándose como un Niño de buenos modales, tímido y silencioso, siempre estando cerca de algún miembro de su familia. Con 13 años su personalidad cambiaría, pasando a ser un jovencito alegre, vivaz, inteligente y positivo, empezando a recibir una educación superior por parte de tutores privados que le enseñaron, leyes, economía, comercio, manejo de Armas, combate, historia, equitación y religión, considerando su padre que se uniera al clero aunque finalmente descartó esa idea al conseguir que el Papa le entregara a Néstor el señorío de la ciudad de Trani y dejando a Néstor como herencia Corato, visitando Néstor por primera vez su ciudad con 11 instalándose en el Castillo de Trani durante el inicio del verano, empezando a administrar sus dominios y ganándose el afecto de sus vasallos organizando celebraciones y bajando un poco los altos impuestos, regresando a Andría al final del verano pero manteniéndose informado de los sucesos en Trani y resolviendo algunos asuntos desde lejos con el asesoramiento de su padre, instalándose oficialmente cómo señor de Trani con 16 años, haciendo prosperar su ciudad y acumulando riquezas, fijándose tan pronto llego en una joven criada de 15 años del castillo sumamente hermosa, a la que tomaría como amante pero abandonaría tan pronto di a luz a su primer hijo bastardo, confiando la crianza del niño al monasterio de la ciudad y internando a su antes amante en un convento, después de eso visitaría con 17 años por primera vez la corte de Roma, donde lograría conocer y entablar amistad con el Papa que le recomendó unirse al clero, en esta época sería descrito como un joven bien afeitado, atractivo, con pelo color rubio-castaño, ojos cafés claros, la tés muy blanca, labios gruesos, muy alto, delgado, y con cierta musculatura, también sería descrito como alguien que podía ser relajado y gracioso o serio y solemne dependiendo de con quien se encontrara hablando y qué en circunstancias estaba, ganándose la amistad y simpatía de todos los miembros de la corte y del mismo Papa, enterándose de todo lo que sucedía en palacio gracias a sus amistades y casándose con una hija ilegítima del duque de Ferrara, quien era conocida como una bella joven de 16 años tímida y gentil de nombre Lydia, que vendría acompañada de una buena suma de dinero como dote, enamorándose perdidamente él uno de otro y recibiendo con 18 años como regalo de bodas del Papa el señorío sobre la ciudad de Bari, instalándose la otoño y invierno en el palacio de Bari y primavera y verano en el castillo de Trani, entregándose totalmente a la pasión junto a su esposa, permaneciendo largos periodos de tiempo intimando en sus aposentos lo que terminaría provocando que su esposa se quedara rápidamente embarazada, naciendo en diciembre de 1554 su primogénita de nombre Isabel (quien terminaría siendo duquesa de Ferrara), en 1556 nacería Sofia (quien se acabaría convirtiendo en Duquesa de Milán) y en 1559 por fin nacería el ansiado heredero varón, nombrado Santiago, aunque tras el parto Lydia nunca llegaría a recuperarse, muriendo durante el invierno de 1559, afligiendo enormemente a Néstor, que ordenaría su entierro en la recién acabada cripta de los señores de Trani en la basílica catedral de san Nicolas Peregrino. Néstor no tardaría en volver a casarse esta vez con la hija de unos condes napolitanos, Miranda, de apenas 14 años, consumando su matrimonio dos semanas después del enlace cuando consiguió convencer a la bella Miranda de ello, quien terminaría enamorándose del inteligente y atractivo Néstor quien comenzaría a dejarse una barba corta bien rasurada y que también le tomaría bastante cariño y afecto a su nueva y bella esposa vivaz y coqueta. A pesar de su corta edad la nueva señora de Trani y Bari tomó a los hijos del primer matrimonio de su marido como propios, criándolos como si fuera su verdadera madre, en 1560 Miranda daría a luz a María y en 1561 a Guadalupe, quedando incapacitada de tener más hijos por las dificultades del último parto. Néstor al notar que su esposa no volvía a quedarse en cinta se preocupo por solo tener un hijo varón que pueda perpetuar su linaje, colocando en su testamento a los hijos varones de su hermano por encima de sus propias hijas. Con 26 años tomaría como amante a una hermosa miembro de la nobleza valenciana llamada Laura Mondragón, a la que llevó a vivir al palacio de Bari ocultándoselo totalmente a su esposa y llegando a engendrar 1 hijo varón al que nombraría Ernesto y una niña a la que nombraría Adelina (que terminaría como monja), mantuvo a Laura como su amante durante 2 años, hasta que esta murió en un accidente. Su esposa también moriría en 1566 por una enfermedad cuando Néstor tenía 30 años, por lo que al quedar viudo de nuevo terminaría considerando unirse a la iglesia creyendo que alcanzaría más poder en ella, aunque terminaría esperando hasta que su hijo tuviera edad para administrar sus títulos y propiedades, por lo que esperaría 7 años a que su hijo Santiago cumpliera 14, negociando al mismo tiempo con la iglesia que tan pronto entrará en ella se le entregará un obispado, recibiendo respaldo de su primo Ángel Sotelo (Obispo de Oria), se cuenta que cuando su hijo Santiago cumplió 13 años Néstor ordenó a una sirvienta intimar con el preparándolo para engendrar un hijo, y un año después cuando su hijo cumplió los 14 lo caso rápidamente con su prima segunda Elisa Sotelo (hija de su primo Luis) de 16 años, a los que haría intimar hasta engendrar un hijo y cuando su nuera finalmente dio a luz fueron gemelos, considerándolo Néstor una bendición de Dios, uniéndose al clero finalmente con 38 años, recibiendo inmediatamente el cargo de obispo de Trapani en Nápoles, saliendo rápidamente en barco desde Trani a Acerra para tomar posesión de su cargo, tomándolo finalmente durante la primavera, aprovechando su cargo para acumular riquezas, entrevistándose ante su misma santidad al ser enviado a negociar ciertos asuntos de Nápoles con el Papa, consiguiéndolo esto exitosamente y regresando a Nápoles donde sería recompensado al ser nombrado su hijo bastardo obispo auxiliar de Nápoles, regresando satisfecho a Acerra donde viviría en él palacio episcopal de la ciudad, acumulando grandes riquezas, hasta que en 1577 sería nombrado con 41 años obispo de Trapani al morir el anterior obispo y sería envestido cardenal por Gregorio XIII a sabiendas de que con ello compraría su apoyo en dicho puesto, siendo nombrado como nuevo Arzobispo de Palermo en 1578 al morir el anterior Arzobispo, tomando posesión del cargo con 42 años mudándose al palacio de dicha arquidiócesis llevando consigo una enorme fortuna acumulada tras los diferentes cargos eclesiásticos que había ocupado, siendo un hombre con una enorme fortuna. Se mantuvo como arzobispo de Palermo hasta 1590, siendo nombrado con 54 años como Obispo de Ostia, quedándose en Palermo para esperar al nuevo Arzobispo y de paso recolectar todos los diezmos que pudiera, llegando en nuevo Arzobispo tres meses después, siendo recibido por el cardenal Néstor cordialmente dándole algunos consejos y retirándose de Palermo con dirección a Ostia rápidamente llevando consigo su enorme fortuna, joyas, finas vestimentas, muebles, entre otras cosas, parando en su castillo de Trani, donde su hijo y nietos lo recibirían afectuosamente, dejando 5/6 partes de enorme fortuna en el castillo de Trani seguro de que estaría más seguro allí, su hermano David iría a Trani para encontrase con él pidiéndole que le vendiera su parte de la herencia de su padre que solo era la ciudad de Corato, sin tener mucho interés en dicha ciudad Néstor saco del palacio de la ciudad todas sus pertenencias importantes, se llevó a Trani el 95% del tesoro de la ciudad y cobró los impuestos de ese mes, vendiéndola finalmente a su hermano David por 27,000 ducados, continuando después de eso con su camino hacia Ostia llegando a la ciudad a finales de Agosto, siendo recibido con gran emoción por la población de la ciudad, reuniéndose con el Papa el 30 de Agosto, muriendo este poco después, desencadenando la necesidad de la elección de un nuevo Papa, dando lugar a un cónclave en el que Néstor seria uno de los candidatos más populares aunque finalmente tras dos meses seria elegido el llamado Gregorio XIV que contó con el apoyo de Néstor y con su apoyo el de otros 9 cardenales que lo seguían, ganándose así la amistad del nuevo papa que terminó también muriendo en 1591. En el próximo cónclave Néstor y los nueve cardenales que lo seguían se vendieron a Felipe II al ser sobornados con grandes cantidades de dinero y incluso se le prometió a Néstor que el nuevo papa nombraría cardenal a su primo Ángel, obispo de Oria, aunque el nuevo papa no tendría oportunidad de cumplir dicha promesa ya que moriría tan solo 2 meses después de su elección. Siendo electo en 1592 Clemente VIII quien fue respaldado por Néstor al este aliarse con el colegio cardenalicio, por lo que tras la muerte de un cardenal un mes después su primo Ángel de 62 años seria envestido Cardenal, aumentando el número de cardenales bajo la influencia de Néstor a 10. Néstor participaría en el cónclave de 1605 con 69 años, intentando favorecer aún más sus familiares tanto como pudiera dejándose sobornar por los franceses para que el ahora llamado León XI fuera electo, consiguiendo a cambio de esto enormes sobornos para los 10 cardenales bajo su influencia y los señoríos de las ciudades de Erchie y Latiano para su primo Luis Sotelo (hermano menor del obispo de Oria), consiguiendo con ello aumentar el creciente poder de la Familia Sotelo que a través de su hermano David dominaba Andría, Barletta, Corato y Bisceglie, mientras que Néstor controlaba el vital y importante puerto de Ostia como Obispo y Cardenal y su hijo manejaba en su nombre las ciudades Trani y Bari, contando también con que su primo Ángel Sotelo era obispo de Oria y cardenal, su hermana Maria Fernanda es una influyente y rica Marquesa viuda en Sicilia y ahora su primo Luis agregaba al dominio de la Familia Sotelo las ciudades de Erchie y Latiano como señor de ambas, consolidando a la familia como una de las más influyentes y conocidas así como ricas de la Italia de esa época. Aunque terminaría volviendo a participar en un conclave en 1605 junto a su primo de 75 años Ángel, apoyando al futuro Pablo V como papa. Muriendo ese mismo año su ya debilitado primo Ángel, debilitando a la familia Sotelo por lo que Néstor consiguió que su joven sobrino nieto de 17 años fuera nombrado obispo de Oria y incluso qué Pablo V lo envistiera cardenal, recuperando la influencia perdida, también conseguiría que su hijo bastardo llamado Gregorio fuera nombrado cardenal y remplazaría al viejo Néstor de 71 años como obispo de Ostia aunque tras su asesinato y que Néstor movilizará a sus tropas ejecutando a los culpables Néstor conseguiría que su nieto Diego de 16 años fuera nombrado cardenal y obispo de Ostia en remplazo retirándose Néstor al castillo de Trani donde dejaría embarazada a una criada interesada de 15 años, dando a luz a una hija muerta con rasgos de Néstor por lo que la criada recibiría una cómoda casa y pensión y Néstor la visitaría constantemente para satisfacer sus bajos deseos por lo menos hasta que fue nombrado arzobispo de Tarento con 73 años, mudándose a Siracusa viajando por mar desde Trani a Siracusa siendo recibido con alabanzas, se le fue entregado este cargo ya que Siracusa se encontraba en Sicilia y Pablo V creía que el clima de la isla evitaría que la salud Néstor decayera, cosa que termino funcionado ya que durante su estancia en el palacio arzobispal de Siracusa recuperó fuerza inclusive teniendo varias amantes a la vez, aunque en 1621 con la muerte de Pablo V Néstor salió rápidamente de Siracusa a Roma para asistir al conclave, viendo cómo su nieto manejaba perfectamente las cosas que él hacía, liderando un grupo de cardenales y asegurando lo mejor para su Familia. El cardenal Néstor de 85 años fue visto como casi sagrado y tratado con gran respeto al ser uno de los Cardenales más viejos y por tanto sabios, el cardenal Borghese recibió el respaldo de Néstor y por ello Gregorio XV fue elegido, siendo recompensado Néstor con el nombramiento de su hijo Santiago como duque de Trani y con otro de sus nietos también nombrado cardenal y obispo auxiliar de Siracusa y casi como heredero de la arquidiócesis. Néstor regresaría a Siracusa regresando a Roma en 1523 con 87 años en un notable peor estado de salud pero aún perfectamente sano mentalmente, siendo el cardenal más viejo presente, siendo el primer cardenal de peso en apoyar al futuro Urbano VIII volviéndose sus nietos

A5E4F95C-8731-4D2D-B35E-642C40125A4B.jpeg

cercanos al papa por ello, regresando a Siracusa donde su eminencia reverendísima él Cardenal Néstor Sotelo Pérez, Arzobispo de Tarento y señor de Trani y Bari murió con 92 años. Los señoríos de Trani y Bari pasaron instantáneamente a su único hijo varón legítimo, Santiago Sotelo, que había gobernado las ciudades en nombre de su padre por ya décadas y que poseía el título de duque de Trani, este también heredero la enorme fortuna de su padre, que estaba entre las 10 mayores de Italia, estando 1/6 parte de esta fortuna de por si en el castillo de Trani, mientras que el resto fue transportado hasta allá por barcos desde Siracusa aunque 1/6 parte de su fortuna fue heredada por su nieto que como cardenal y obispo auxiliar de Tarento cuidó de abuelo en sus últimos días y incluso lo confesó y absolvió de todos sus pecados, siendo nombrado tras su muerte como nuevo Arzobispo de Tarento. El cadaver Néstor regreso en el mismo barco que su fortuna a Trani, siendo enterrado junto a su primera esposa Lydia en la cripta de los señores de Trani en la catedral de San Nicolás Peregrino. Llevando la inscripción de su lápida lo siguiente "Aquí yace su alteza y eminencia reverendísima don Néstor Sotelo Pérez quien en su vida fue señor de Trani, Bari y Corato, esposo y padre de 9 hijos, pero también fue fiel servidor de Dios, sirviéndole a lo largo de su vida como obispo de Acerra, obispo de Trapani, cardenal, Arzobispo de Palermo, obispo de Ostia y Arzobispo de Tarento. Aquí yace un gran hombre y leal servidor de su Dios y su familia.” mientras a su lado la inscripción de su esposa dice lo siguiente "Aquí yace doña Lydia Mondragón Fuentes, quien en vida fue esposa de Don Néstor Sotelo Pérez y señora consorte de Trani, Bari y Corato, gran mujer, madre de 3 hijos junto a su esposo. Una mujer amable, dulce, leal, lista y cariñosa como ninguna.”

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.